miércoles, 5 de febrero de 2014

Productos pirotécnicos: Hacia una práctica contracultural.

Editado en el Tres Mil, Diario Co Latino,sábado 25 de enero 2014.



Hace un par de años y días (sábado 17 de diciembre de 2011) se publicó en este suplemento cultural  el texto intitulado: « El lado oscuro de la artesanía pirotécnica en El Salvador».  La pretensión de este escrito procura hacer un balance, una valoración de los avances y retrocesos en lo concerniente a la fabricación, comercialización y uso de productos pirotécnicos artesanales, las leyes y otras normativas que le regulan, la aplicabilidad de las mismas, el trabajo intersectorial de las instituciones del Estado para prevenir y controlar los efectos que produce la pirotecnia artesanal en el país, así como los resultados de la vigilancia de lesiones ocasionadas por productos pirotécnicos en la más reciente celebración de las fiestas de navidad y fin de año.

La palabra pirotecnia deriva del griego <piro > que significa fuego y < téchne > que está referido al arte, técnica o especialidad. En otras palabras, el término pirotecnia se entenderá como la técnica que se ocupa de la fabricación y utilización de fuegos artificiales, explosivos y toda clase de inventos con pólvora, tanto para fines militares, demoliciones, así como para celebraciones o conmemoraciones diversas.

El origen de la pirotecnia está directamente relacionado con la accidentada invención de la pólvora en China, en ese sentido la historia registra que la pólvora fue empleada en pirotecnia antes de que fuera utilizada para fines militares.

En cuanto a la llegada de los productos pirotécnicos a El Salvador, nuestros abuelos/as comentan que el primer lote de estos artefactos arribó al Puerto de Cutuco, La Unión, a principios del siglo XIX, no con fines de comercialización sino que era un producto de paso que llevaban vendedores palestinos a otros países del sur de América, quienes desembarcaron al muelle con fines de abastecerse de alimentos y agua. Fue tan buena la recepción y acogida de los habitantes unionenses que como muestras de agradecimientos de los mercaderes asiáticos, éstos les entregaron parte de sus productos. Fue tanto el asombro y algarabía que produjo la quema fuegos artificiales que ya no hubo necesidad de que la flota marítima palestina se desplazara hacia el sur; los productos pirotécnicos fueron vendidos distribuyéndose a otros departamentos de la zona oriental y del país.

Respecto a esto último, es decir a la algarabía, la bulla, el bullicio, el vocerío de nuestra gente hay una necesidad de saber, de tener una lectura, una aproximación del porqué las y los salvadoreños somos muy afines, armónicos, adeptos al ruido, los sonidos altos, la estridencia, el eco…  Por cualquier parte que nos desplacemos observaremos esa parte de  nuestra cultura que nos caracteriza: en los centros comerciales, el mercado, nuestro vecindario. ¿Tendrá que ver este fenómeno con una falsa alegría o felicidad que construimos?, ¿tendrá que esto ver con una forma de tapar, ocultar nuestros problemas, nuestra impotencia y calamidades?… habrá que ver.

Cómo culturalmente  explicarse que  a pesar de las quemaduras, amputaciones, cicatrices y deformidades (que generan discapacidad temporal o permanente), secuelas emocionales e incluso muerte la población siga exponiendo a la niñez y la adolescencia a estas prácticas donde detrás de cada experiencia hay tragedias humanas. ¿No habrá al caso en los padres y madres una medición de la dimensión o magnitud del riesgo que esta práctica puede producir?

Sobre lo mismo, el más reciente informe de vigilancia especial de lesionados por productos pirotécnicos del Ministerio de Salud     -MINSAL- reporta que durante el período del 1 de noviembre 2013 al 6 de enero 2014 se notificó un total de 187 lesionados por productos pirotécnicos. Los grupos de edad más afectados son de 18 a 59 años (40.6%) y de 10 a 17 años (30.5%), los menores de 18 años concentran el 56.6%. El 77.5% de los afectados corresponde al sexo masculino. La procedencia de los casos fue de 64.2% en el área urbana y 35.8% en el área rural. El mayor número de casos procede de los departamentos de San Salvador (34.8%), Santa Ana (9.1%); La Libertad (8.0%) y Cabañas (7.0%). La mayor proporción de quemaduras son de grado I (50.3%), grado II (36.9%) y grado III  (12.8%), estas últimas son consideradas las más graves. En el 56% se ha requerido manejo ambulatorio (que no han requerido hospitalización), el 30% de casos fueron ingresados y 14% referidos a otros centros especializados.

Los productos pirotécnicos además de las quemaduras, ocasionan problemas respiratorios por el humo que producen así como problemas de audición por los detonantes; son un factor de riesgo para la producción de incendios. En el proceso de fabricación, comercialización o uso,  afectan de alguna manera el ambiente, con los consecuentes daños para la salud.

En estos dos últimos años, a través de un esfuerzo interinstitucional liderado y conducido  por la Comisión Intersectorial de Salud –CISALUD- ha habido en su interior un debate  sobre la importancia de prohibir lo concerniente a la fabricación, comercialización y uso de productos pirotécnicos. Los detractores a esta postura se inclinan por la regulación, la cual generaría grandes vacíos en la parte de su aplicación. Ya que en sí el problema de los pirotécnicos en El Salvador no radica en la falta de leyes, sino más bien en la aplicabilidad de las mismas.
La base legal de las actividades relacionadas con pirotécnicos están  reguladas por la Constitución de la República, la Ley de Armas y su Reglamento Especial, el Código Penal  y la Ley Orgánica de la Policía Nacional Civil –PNC-,  estableciendo como ente  regulador al Ministerio de Defensa Nacional a través de la Dirección de Logística y la conformada Comisión Técnica de Regulación y Control,  integrada por 4 instituciones más: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales –MARN-,  Cuerpo de Bomberos de El Salvador –CBES-, Consejo Superior de Salud Pública –CSSP- y la Policía Nacional Civil –PNC-  a través  de la División de Armas y Explosivos.

Toda la fotografía descrita en las líneas anteriores demanda crear un contrapeso, una contracultura a la práctica relacionada con los pirotécnicos. Por contracultura entenderemos el movimiento social y cultural que se caracteriza por el rechazo u oposición a  los valores culturales, sociales, morales y modos de vida establecidos en una sociedad.  La contracultura surge  en  los Estados Unidos en la década de los cincuenta y desaparece  prácticamente en los setenta. Lo anterior no significa que posteriormente a este estadio no se hayan gestado movimientos contraculturales. El término fue acuñado por el historiador norteamericano Theodore Roszak en su libro: «El nacimiento de una contracultura» (1968).

El término contracultura se usa especialmente para referirse a un movimiento organizado y visible cuya acción invade y evade a muchas personas y persiste durante un período considerable. Han formado parte de movimientos contraculturales, para citar algunos: jazz, rock and roll, desobediencia civil (la guerra contra Vietnam), pop art, copyright libre (copyleft), los comix (con equis), folk song, beatlemanía, los movimientos hippies, la era de acuario, la revolucuión sexual, los movimientos feministas, la dialéctica de la liberación, mayo del 68, el festival Woodstock, entre otros.

Volviendo a la cultura del uso de  pirotécnicos ha llegado el momento de generar una contracultura contra la misma. Los resultados nos lo demandan: La circunstancia más frecuente de quemadura ha sido en el 618% de casos encontrarse encendiendo pólvora; 22% transitaban por el lugar donde se estaba manipulando pirotécnicos, y 14.4% en otras circunstancias. A pesar de ser productos prohibidos el mortero (31.0%), pólvora china (13.4%) cohetillos (12.3%), silbador (11. 2%), estrellitas (7.5%), volcancitos (7.0%) y otros (14%), se encontraron más frecuentemente involucrados. Se registraron en total 2 defunciones ocasionadas por lesiones debidas a pirotécnicos, similar a lo ocurrido en 2012. El 65% de las personas se lesionan ellos mismos. El 77% de lesionados se quemaron cuando estaban sin ninguna supervisión y el 23% cuando sí lo estaban. El 77% de las lesiones ocurrieron en sitios únicos. El 19%  de los casos sufrieron complicaciones.

La pirotecnia está dentro del esquema de pensamiento, la forma de vivir la vida, el lenguaje, el olvido por los aspectos históricos, las costumbres del patrón cultural de las y los salvadoreños. Sólo recordar que el patrón cultural es el conjunto de costumbres y creencias que una sociedad practica en su diario vivir. Las secuelas y tragedias humanas que deja el uso o accidentes por pirotécnicos no debe repetirse año con año, debe de quedarse como una práctica y un dato de la historia nacional.

¡Ha llegado el momento de generar una contracultura a esta práctica triste y enajenante de nuestra sociedad!

El lado oscuro de la artesanía pirotécnica en El Salvador.



Publicado en suplemento cultural Tres Mil del Diario Co Latino, el sábado 17 de diciembre de 2011.
 
La palabra pirotecnia deriva del griego <piro > que significa fuego y < téchne > que esta referido al arte, técnica o especialidad. El término pirotecnia se entenderá, entonces, como la técnica que se ocupa de la fabricación y utilización de fuegos artificiales, explosivos y toda clase de inventos con pólvora, tanto para fines militares, demoliciones, así como para las diversiones y las fiestas.

El origen de la pirotecnia está directamente relacionado con la accidentada invención de la pólvora en China, en ese sentido la historia registra que la pólvora fue empleada en pirotecnia antes de que fuera utilizada para fines militares.

Los “juegos pirotécnicos” o “fuegos artificiales” son muy utilizados en diferentes países del mundo;  Latinoamérica y la región centroamericana no son la excepción. En sus plazas, parques y lugares destinados para su distribución proliferan las ventas que, en su mayoría,  responden  a celebraciones de fiestas de corte popular como navidad, fin de año, aniversarios, celebraciones religiosas, entre otras.


En El Salvador la problemática relacionada con la fabricación y utilización de productos pirotécnicos artesanales no radica en la falta de leyes u otras normativas, sino más bien a la aplicabilidad de las mismas. La base legal de las actividades relacionadas con pirotécnicos están  reguladas por la Constitución de la República, la Ley de Armas y su Reglamento Especial, el Código Penal  y la Ley Orgánica de la Policía Nacional Civil –PNC-,  estableciendo como ente  regulador al Ministerio de Defensa Nacional a través de la Dirección de Logística y la conformada Comisión Técnica de Regulación y Control,  integrada por 4 instituciones más: Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales –MARN-,  Cuerpo de Bomberos de El Salvador –CBES, Consejo Superior de Salud Pública –CSSP- y la Policía Nacional Civil –PNC-  a través  de la División de Armas y Explosivos.

Estas instituciones tienen diversas funciones como  fiscalizar e inspeccionar lo relacionado a la materia prima para la fabricación de  productos pirotécnicos (emitir autorizaciones de comercialización, almacenamiento  y compra de material químico y pirotécnico, control vehicular y custodios al transporte de sustancias químicas, decomisos y aislamientos cuando la situación lo amerite, extender las esquelas de infracción, entre otras).

Las sustancias químicas primarias utilizadas para la fabricación artesanal de pirotécnicos son: Benzoato de sodio (que se usa generalmente para conservar alimentos: vinagre, bebidas carbonatadas, mermeladas, zumo de frutas y salsas de comida china);  clorato de potasio (usado en la fabricación de fósforos, industria pirotécnica y de fuegos artificiales) y la flor de azufre (la flor de azufre es un químico y no viene de ninguna flor aunque se llame así, sirve como base en la elaboración de pomadas, entre otras cosas).

Todos estos productos para los usos mencionados se utilizan en pequeñas dosis, ¿cómo se explica entonces que muchas empresas las compren en grandes cantidades?

Respecto a estas sustancias químicas hay un conflicto de intereses bien marcado y problemas de regulación,  ya que las empresas compran estos productos en grandes cantidades y de manera engañosa para sus fines de producción,  desviándolos  de manera clandestina para la fabricación de pólvora. Ejemplo de lo anteriormente descrito es la existencia de más de 300 coheterías clandestinas (ubicadas en su mayoría en Ciudad Delgado y Cojutepeque) y únicamente seis que están legalmente registradas en las instituciones reguladoras.

La pirotecnia con sus fines visuales y acústicos impresiona: trae colorido, distracción, entretenimiento y una falsa felicidad. Los niños y niñas no sólo se queman por uso de pólvora, sino por líquidos y objetos eléctricos o incandescentes. El Hospital de Niños Benjamín Bloom –HNBB-
reportó para el año 2010 que la relación de quemaduras por pirotécnicos con otras quemaduras fue del 5%;  lo importante del dato en sí es que las quemaduras por manipulación y fabricación de pirotécnicos en niños y niñas corresponden sólo al mes de diciembre.

El Ministerio de Salud –MINSAL- elaboró un documento denominado “Análisis de lesiones ocasionadas por productos pirotécnicos, El Salvador 2004-2010”, en el cual se visualiza  que de los 1,791 casos reportados, el 43.8% (784) están en las edades de  10 a 19 años;  seguido de 5 a 9 años, 26.6% (477); 20 a 29 años, 10.2% (183 casos); los datos restantes corresponden a otros grupos de edad.

Los lesionados proceden -más frecuentemente- de San Salvador 31.9% (572 casos), Santa Ana 11.1% (199), San Vicente 6.4% (114) y La Libertad 6.1% (109).

Los casos de lesionados provienen mayormente  del área urbana (59% = 1067 casos) del total del período 2004-2010.

Según la fecha y hora de ocurrencia, del total de niños y niñas que reportó con quemaduras por pólvora el HNBB en el año 2010,  el 44% corresponde a la transición 31 de diciembre / 01 de enero, mientras que el 30% a la medianoche  24/25  de diciembre. El porcentaje restante en otras fechas.

El informe del MISNAL resalta que el 82.3%  de los casos de quemaduras por pólvora (1474 casos) son en niños y niñas.  En el período señalado los sitios anatómicos principalmente afectados por lesiones por pólvora son los miembros superiores 44.9% (805 casos), cara 24% (429), miembros inferiores 9.1% (163), y lesiones en múltiples sitios 6.6% (118).  Las lesiones de cara y extremidades constituyen los sitios anatómicos de mayor riesgo.

Segregando estos datos por sexo la razón es de 5:1, es decir que por cada cinco niños quemados hay una niña.


Los costos que asume el Ministerio de Salud por pacientes quemados por pólvora son altos, sean estos de manera ambulatoria, hospitalizados o en la unidad de cuidados intensivos –UCI-.
Los problemas de quemados no se resuelven con una Unidad de Quemados o creación de UCI (que si es necesario tenerlas), sino se conoce la intensidad del problema. Por decir algo las quemaduras por pólvora no sólo son producto de la manipulación, sino que también son resultado de la fabricación y comercialización de productos pirotécnicos, donde se ve involucrada la niñez y la adolescencia. Lo anterior representa una de las peores formas de trabajo infantil en la que el Ministerio de Trabajo tiene responsabilidad que asumir en este punto (recordemos que la Organización Internacional del Trabajo –OIT- tiene los ojos puestos en El Salvador respecto al trabajo infantil).

Los salubristas y epidemiólogos del MINSAL tienen que estimar  otros costos quizá no contemplados, como el costeo que representa para la red de servicios de salud  atender pacientes por problemas respiratorios resultados de la quema  de pólvora (problemas por asma y neumonía); así como las lesiones que puede provocar en el oído la detonación del ruido de la pirotecnia. Insisto en el cuido de las niñas y los niños ya que al exponerse a un entorno con explosiones  su sistema auditivo es más vulnerable.

Desde el punto de vista sanitario, no hay buena o mala pirotecnia, ni autorizada ni no autorizada, ni pólvora negra o blanca. Todos los productos son nocivos a la salud porque producen daño.

Pero desde el punto de visto económico, de sobrevivencia de los artesanos que viven de la pirotecnia y que no tienen otras opciones en este país ¿De qué vivirán estos? ¿Cómo mantendrán a sus familias? Copio textualmente lo comentado por un operario de una cohetería al preguntarle los riesgos de los y las adolescentes que trabajan en la fabricación de estos artefactos: …”quién me va a ayudar a mi si mis hijos se hacen mareros por falta de trabajo…”


La pirotecnia es un sueño vestido de fuego de colores y de fiesta: detrás de esto hay un impacto psicológico (miedo, ansiedad y trauma del paciente ante las curaciones y el personal médico que percibe como responsable del dolor experimentado), familiar  (impacto al ver al pariente con quemaduras, amputaciones, dolor y luto), sin menospreciar la inversión del sistema de salud en la curación y rehabilitación de las personas afectadas.

Finalizo reflexionado que el abordaje del  problema de la artesanía pirotécnica en El Salvador  tiene que hacerse de manera intersectorial: Quedar corto en su análisis es quedar corto en sus soluciones.

Los productos prohibidos según decreto 210 (Art. 56 de la Ley de Armas) son: morteros que excedan de los 3.5 gramos de mezcla explosiva, medidas superiores conocidas como número cinco,  bombas de mezcal, silbadores, fulminantes, buscaniguas, chispas del diablo, rocket chino y misil chino y cualquier otro producto con características o efectos similares a estos.

 
 

Instructivo 2 Realidad Nacional UTEC


Instructivo 1 Realidad Nacional UTEC


lunes, 20 de enero de 2014

ALAMES, 30 años: La medicina social es la mira en América Latina


Publicado en suplemento cultural Tres Mil, Diario CoLatino el sábado 18 de enero de 2014. El Salvador.


Antes de darle forma o estructura a estos apuntes quiero hacer remembranza que el pasado siete de septiembre del año recién pasado escribí en este suplemento sabatino el ensayo denominado “Allende: Pionero de la medicina social”. Considero que este texto corresponde a la continuación de ese escrito que se hizo con el afán y el fin de conmemorar los 40 años de uno de los pioneros de la medicina social latinoamericana.

Tratar de reconstruir el rompecabezas sobre el  desarrollo de la medicina social en América Latina sería muy complicado, pero al mismo tiempo muy apasionante y alentador teniendo a la mano a algunos/as de las informantes claves, como lo son la actual Ministra de Salud, Dra. María Isabel Rodríguez, y al Viceministro de esa misma cartera de Estado: el Dr. Eduardo Antonio Espinoza. Ello conlleva enmarcar las circunstancias en que se ha dado el pensamiento de la medicina social, así como también las circunstancias que se han olvidado.

Haciendo una rememoración de ese texto, comentábamos o hacíamos alusión que es a Juan César García a quien se le considera, entre tantos fundadores y precursores, como padre de la medicina social. La medicina social, según García, puede ser repensada como una práctica de la medicina y de las ciencias sociales que se ocupa de la salud y de la enfermedad en relación con la vida grupal.
Corresponde a una línea de pensamiento, a una posición ética y política dentro de los profesionales de las ciencias de la salud. Se interesa por la salud de la gente en relación a su comportamiento en grupos sociales y como tal se ocupa del cuidado del paciente individual como miembro de una familia y de otros grupos significativos en su vida diaria. También se ocupa de la salud de estos grupos como tales y de toda la comunidad como comunidad.
Enmarcar alguna de las circunstancias en que se ha dado el pensamiento de la medicina social implica hacer referencia al contexto en que ésta se ha  dado. Significa lo anterior retomar escuelas o corrientes de pensamiento que ha tenido o marcado el desarrollo en su devenir, entre ellas tenemos el modelo de Abraham Flexner y su modelo Flexneriano. Abraham Flexner fue un reconocido pedagogo norteamericano que en 1910 publicó un informe sobre la educación médica Norteamericana con el que se iniciaron cambios radicales en ese país y posteriormente en la educación médica latinoamericana.
El pensamiento Flexneriano tuvo mucha influencia en salud pública El Salvador. Su modelo de caracterizó por reformar los estudios médicos (calidad de enseñanza enmarcado en estudios médicos) y en el desarrollo de disciplinas clínicas; no se hablaba de salud pública sino de salud preventiva, la salud pública estaba orientado a la medicina clínica.
La medicina social reaparece en Inglaterra en los años 40 del siglo XX. El término de medicina social no penetra en Estados Unidos, el adjetivo social lo relacionaban con socialismo, por lo tanto hacen uso de  medicina preventiva.
Referido a escuelas de salud pública fue la Reforma Flexneriana la que creó figuras como el los pregrados y postgrados. En ese marco los y las salubristas del país  fueron enviados a la Universidad Johns Hopkins (no Columbia ni Yale porque Hopkins disponía de Hospital Universitario propio); la formación académica tenía y contenía una visión biologicista y no social.
La visión social precisamente inicia en los ´60s del siglo recién pasado (década de los movimientos estudiantiles) con algunos movimientos estudiantiles como los de Punta del Este (Uruguay) conocidas como luchas por el cupo (1967); el movimiento de mayo francés o mayo del 68 (protestas fue iniciada por grupos estudiantiles de izquierdas contrarios a la sociedad de consumo a los que posteriormente se unieron grupos de obreros industriales, los sindicatos y el Partido Comunista Francés) y el movimiento mexicano de 1968(Tlatelolco).
Estas nuevas visiones de sectores sociales inciden en los campos de salud y educación. Los planteamientos de ese entonces radican en la importancia de lo social en la medicina y no precisamente la medicina social.
Por todo lo anterior cada vez es más que contundente el argumento que el origen de la medicina social fue en los ´60s del siglo XX con Juan César García y no en 1902 con Rudolf Virchow (médico alemán, político, destacado luchador social, uno de los patólogos más brillantes del siglo XIX, conocido como padre de la teoría celular y de la medicina social). Lo anterior no pretende deslegitimar los aportes de Virchow en cuanto al campo de la medicina social se refiere, a él se le reconoce la introducción  de un importante eje de discusión en el panorama médico científico del siglo decimonónico al considerar la estructura política y social como origen principal de las enfermedades. Dicho en otras palabras el proceso salud enfermedad está relacionada con problemas sociales.
Al igual que las revoluciones, el concepto de medicina social surge simultáneamente en 1848  en varios países europeos. Salomón Neumann y Rudolf Virchow hablan de medicina social en Alemania; Jules Guérin en Francia; William Farr en Inglaterra; y, Francesco Puccionotti  en Italia.
Los años ´70s del siglo pasado son considerados ricos en producción científica resultado de los movimientos sociales como el de Tlatelolco y otros. La creación de nuevas universidades son generadoras de crisis y con ella nuevas ideas, nuevos caminos. Hay una mayor contribución de los postgrados en medicina social. Dos grandes núcleos de postgrados se consideran los de Xochimilco (México) y Guanabara, Río de Janeiro (Brasil). La mística de sus Maestros/as  no ha sido simplemente ser dictadores de conocimiento, sino más bien generadores del mismo.
A pesar que  las Ciencias Sociales que se han enseñado han tenido una fuerte influencia positivista (aplicar métodos y casos de las ciencias naturales a las ciencias sociales) se ha tenido claridad que el pensamiento positivista es bueno cuando el fin es producir ideas, lo malo es cuando sirve para justificar un modelo injusto e inhumano. La Organización Panamericana de la Salud –OPS- jugó un papel sustancial difundiendo este pensamiento a través de seminarios, reuniones y otros espacios de reflexión y análisis. Es importante hacer ver que en los ´50s del siglo recién pasado la OPS se inclinó por  la enseñanza médica preventiva y social.
Ya anteriormente comentábamos que Juan César García ha sido considerado  uno de los impulsadores de la medicina social latinoamericana y miembro fundador, en 1984, de la  Asociación Latinoamericana de Medicina Social – ALAMES-. Son también considerados pioneros de la medicina social: Miguel Márquez, Edmundo Granda, María Isabel Rodríguez, Sergio Arouca, Juan Samaja, Nila Heredia, entre otros/as.
En cuanto a ALAMES (www.alames.org) podemos decir que surgió hace 30 años producto de la confluencia del pensamiento crítico en salud y las luchas de los pueblos latinoamericanos en defensa de su salud. Varios núcleos ubicados en universidades, organizaciones sociales o trabajando en los sistemas de salud forman esta Asociación con el objetivo de unir esfuerzos por alcanzar el pleno derecho humano a la salud, la defensa de lo público y la universalidad.
ALAMES, entonces es una organización política, que asume y expresa el pensamiento de la Medicina Social y confronta el pensamiento hegemónico en salud y la sociedad. Se creó en el Tercer Congreso Latinoamericano de Medicina Social (Brasil 1984).
La filosofía de ALAMES confronta el modelo médico hegemónico, biologicista, medicalizado y centrado en la enfermedad, y ahora mercantilista, individualista, excluyente y generador de inequidades. Es internacionalista, apoya las luchas de todos los pueblos del mundo por libertad, democracia y justicia social.
ALAMES cuenta  con organización a nivel nacional en muchos de los países de América Latina. En El Salvador la representación por país y red temática (género, interculturalidad, salud mental, fuerza laboral, políticas y sistemas de salud, estudiantes, entre otras) la integra el Movimiento de Profesionales de la Salud “Dr. Salvador Allende” (www.movimientoallendista.org).
En el marco del XIII  Congreso de Medicina Social a desarrollarse en nuestro país a finales del presente año y como parte de los actos preparativos de este magno evento, ALAMES tiene programado desarrollar el 20 y 21 de enero de 2014 un coloquio reflexivo denominado: «Situación de la Reforma de Salud: Ofensiva neoliberal y experiencias alternativas en América Latina». La cita para participar en esta actividad es de 08:00 a las 17:00 horas en el Cine Teatro de la Universidad de El Salvador –UES- con la participación de connotados invitados nacionales e internacionales.
¡Están todos y todas invitados!